Saltear al contenido principal

Ten en cuenta tus enfermedades

Si tienes ciertas afecciones de la salud tales como presión arterial alta, enfermedades del corazón, antecedentes de sangrado estomacal, asma, enfermedad renal o enfermedad hepática, algunos analgésicos de venta libre pueden ser más adecuados que otros. Tener más de 60 años también puede influir en la elección del analgésico. Usa la información a continuación y consulta con tu profesional de la salud si tienes preguntas sobre el analgésico de venta libre adecuado para ti.

Analgésicos de venta libre comunes

Acetaminofén

(por ejemplo, Tylenol®)

AINE*

  • Ibuprofeno

   (por ejemplo, Motrin® IB, Advil®)

  • Naproxeno sódico

   (por ejemplo, Aleve®)

  • Aspirina

   (por ejemplo, Bayer® Extra Strength)

¿Tienes alguna de estas afecciones de la salud?

Si tienes alguna, ten en cuenta que ciertas diferencias de analgésicos de venta libre podrían ser relevantes para tu salud.

Presión arterial alta y AINE

Presión arterial alta, enfermedad cardíaca o padecimiento de un derrame cerebral

 

La entidad American Heart Association considera al acetaminofén como una opción de analgésico que pueden probar en primer lugar los pacientes con una enfermedad cardíaca con alto riesgo de desarrollarla.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE. Si tienes presión arterial alta o una enfermedad cardíaca, o tuviste un derrame cerebral, el ibuprofeno y el naproxeno sódico pueden aumentar estos riesgos. Si tomas aspirina para protegerte de infartos cardíacos o derrames cerebrales, el ibuprofeno puede disminuir ese beneficio de salud cardíaca.

Las úlceras estomacales y AINE

Antecedentes de sangrado estomacal, úlceras estomacales o acidez

 

El acetaminofén puede ser la opción de analgésico más adecuada, ya que no irrita el estómago como lo hace el naproxeno sódico o incluso el ibuprofeno.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE. Si tuviste úlceras estomacales o problemas de sangrado, o consumes 3 o más bebidas alcohólicas por día, la probabilidad de sangrado estomacal es mayor si tomas un AINE como el ibuprofeno, el naproxeno sódico o la aspirina.

El asma y AINE

Asma

 

El acetaminofén puede ser la opción de analgésico más adecuada para muchas personas con asma.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE. Si tienes un cuadro de asma sensible a los AINE, tomar un AINE como el ibuprofeno, el naproxeno sódico o la aspirina podría empeorar la enfermedad.

Las enfermedades renales y AINE

Enfermedad renal

 

Si tienes una enfermedad renal, la entidad National Kidney Foundation considera al acetaminofén como un analgésico de venta libre para uso ocasional.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE. Si tienes una enfermedad renal, tomar un AINE puede disminuir la función renal.

Las enfermedades hepáticas y el acetaminofén

Enfermedad hepática o cirrosis hepática

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar acetaminofén si tienes una enfermedad hepática. Las lesiones hepáticas graves pueden producirse si tomas más de 4,000 mg de acetaminofén en un plazo de 24 horas, lo tomas con otros medicamentos que contienen acetaminofén o consumes 3 o más bebidas alcohólicas por día mientras administras acetaminofén.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE si tienes cirrosis hepática. Tomar un AINE como el ibuprofeno, el naproxeno sódico o la aspirina puede aumentar el riesgo de mayor daño hepático, función renal disminuida y sangrado estomacal.

Los AINE y el acetaminofén para mayores de 60 años

60 años o más

 

Si tienes 60 años o más, el acetaminofén puede ser la opción de analgésico más adecuada en función de tus antecedentes de salud y otros medicamentos.

 

Consulta con tu profesional de la salud antes de usar un AINE. Si tienes 60 años o más, tomar un AINE como el ibuprofeno, el naproxeno sódico o la aspirina, podría aumentar la posibilidad de sangrado estomacal.

Recuerda nombrarle a tu profesional de la salud todos los medicamentos recetados y de venta libre que estás tomando, como también las vitaminas y los suplementos herbarios, para asegurarte de que no haya interacciones con los analgésicos de venta libre que eliges.

*AINE = antinflamatorios no esteroideos.

†Cuando los síntomas no pueden controlarse sin tomar un medicamento.

Recuerda que no todos los analgésicos de venta libre son indicados para todos